La política y la cualificación académica

politcsAunque esto a muchos desentone, lo cierto es que la profesión del político no siempre tiene relación con la cualificación académica. Aunque se supone que para desempeñar bien una profesión es necesario contar con un buen grado de instrucción, en el campo de la política esto no siempre es así, ya que esta disciplina es un arte que suele aprenderse con la práctica y con las vivencias de cada persona.

Muchas universidades ofrecen carreras, cursos y diplomados en ciencia política o administración pública, pero tales profesionales no siempre terminan ejerciendo como políticos propiamente dichos, sino como funcionarios públicos de menor nivel. De ahí que muchos se hagan una pregunta muy interesante: Entonces, ¿no se necesitan estudios especializados para ser político? La respuesta es: no necesariamente.

El político se forma fogueándose en las organizaciones políticas y en las luchas sociales, muchas veces en las protestas callejeras. De manera que, aunque muchos políticos cuentan con estudios superiores e incluso doctorales, esto no es requisito indispensable para ser político.

En la profesión del político valen más las aptitudes y experiencias personales que la formación académica, pero de todas formas esta última aporta para ser un buen político. Por lo general, los concejales, alcaldes, diputados, senadores, ministros o presidentes son versados en disciplinas como el Derecho, la Economía, la Sociología, la Administración y la Contaduría. Sin embargo, muchos políticos destacados han sido militares, historiadores, médicos, escritores o poetas. Y muchos, finalmente, apenas habían cursado estudios primarios o secundarios, habiendo adquirido gran parte de sus conocimientos a través de la práctica política misma.

En la mayoría de los países no se exige tener una formación académica mínima para poder ocupar cargos públicos. Al fin y al cabo, en los países democráticos no son las universidades sino la población la que elige a sus gobernantes para que logren las mejores sociales y económicas necesarias.