Debates políticos en público

CD8a_dMVEAADUwREl debate político público es uno de los mecanismos más útiles de las democracias modernas. El intercambio de ideas y el contraste de planteamientos entre distintos candidatos a ejercer un cargo público, le permite al electorado tener más y mejores herramientas para tomar una decisión informada sobre por quién deberían votar.

La primera vez que se llevó a cabo un debate político electoral televisado fue en 1960, entre los candidatos presidenciales estadounidenses John Kennedy y Richard Nixon. Desde ese día se hizo patente que la presencia en televisión, el buen manejo de las cámaras y el carisma que puede transmitir un candidato a través de la pantalla sería decisivo en la práctica política a futuro.

Algunos países de la región consideran estos debates como plataformas favorables para informarse sobre los programas políticos. Cabe recordar los recientes casos de España y Argentina. Sin embargo, muchas veces los candidatos se abstienen de participar en los debates y otras tantas la televisoras limitan la participación de candidatos de partidos minoritarios.

A pesar de lo anterior, progresivamente el debate político televisado entre los candidatos se va haciendo más popular. Los últimos debates televisivos entre los candidatos presidenciales en Argentina lograron registrar récords de audiencia y, de acuerdo con los politólogos, fueron determinantes para que Mauricio Macri accediera a la presidencia.

Es buena idea promover el acceso de la totalidad de las opciones políticas a los debates televisivos. El hecho de que los candidatos den a conocer sus propuestas de forma masiva a través de la televisión y la radio le brinda a la ciudadanía la posibilidad de conocer mejor a quienes se disputan un cargo público. El debate televisado también representa una gran oportunidad para los políticos menos conocidos de presentarse ante la audiencia y transmitir sus impresiones y sus cualidades.

Cuando hay participación de todas las partes sin exclusión alguna por parte de las cadenas televisivas, estos debates enriquecen el ejercicio democrático, contribuyendo a mantener informados a los electores. De esta manera, los debates políticos televisados constituyen un excelente instrumento para promover una cultura política más participativa.