¿Cómo incursionar en la política mexicana?

Incursionar en política no necesariamente implica convertirse en político. La política nos concierne a todos y, cuando hay democracia, todos de alguna y de otra forma podemos participar en ella, aunque sea sólo depositando nuestro voto.

Inside_Politics_LogoHay muchos luchadores sociales y sindicales que no militan en partidos políticos. Pero no nos vamos a engañar: para llegar a tener algún cargo de relevancia, para ser representante del pueblo, alcalde u otro cargo de mayor importancia, se debe contar con el apoyo de un partido político sólido. Es cierto que existen políticos independientes, pero tarde o temprano el sistema político-electoral obliga a contar con el respaldo de las organizaciones políticas. Ese apoyo es fundamental para poder ejercer influencia sobre las personas y organizaciones que son decisivas en el manejo de la cosa pública mexicana.

Una de las vías más comunes para incursionar en política es desde las universidades. Muchos jóvenes ejercen la política desde los organismos de representación estudiantil, mostrando su ideología política progresivamente hasta inscribirse en un partido político. En México, la universidad puede representar una buena plataforma de promoción política.

El trabajo dentro de los propios partidos políticos también es fundamental. Afiliarse a un partido, participar en sus actividades, sus talleres y sus movilizaciones de calle e ir escalando posiciones dentro de la estructura de éstos es otra vía para incursionar en política.

Hoy en día, con la enorme popularidad que han conseguido las redes sociales y la telefonía móvil, muchos ciudadanos interesados en la política han logrado darse a conocer hasta llegar a tener una amplia red de contactos y seguidores. Líderes vecinales y sindicales han comenzado a incursionar en política haciendo uso de estos avances tecnológicos comunicacionales, y han logrado también llamar la atención de los medios tradicionales, concediendo entrevistas para radio y televisión.

Muchos artistas y famosos han decidido aprovechar los seguidores y contactos que poseen para incursionar en política, muchas veces obteniendo buenos resultados. Sin embargo, en casos como estos es fundamental que el candidato logre mostrarse como un candidato serio, con vocación y para poder realizar una buena labor.